Estados Unidos traicionó a la República Saharaui

Estados Unidos traicionó a a la República Saharaui - El mundo | Diario La  Prensa

Fuente y foto: La Prensa / Por Emilio Cárdenas*

La larga crisis de Medio Oriente, de naturaleza existencial para Israel, no ha terminado. Ni se ha resuelto. Pero en las últimas semanas han sucedido cosas verdaderamente extraordinarias, que parecen haber modificado sustancialmente su naturaleza. 

Me refiero al acercamiento de Israel y algunos países árabes, consecuencia de tener todos ellos un peligroso y desequilibrante enemigo común: Irán. Esta novedad tiene sus razones de ser. Y parece haber sido, en alguna medida, consecuencia de la activa política exterior de los Emiratos Árabes Unidos y de Bahrain. La primera ha hasta utilizado ya su importante y moderna capacidad militar en las crisis de Libia y de Yemen. La segunda, recordemos, considera a su propia minoría “shiita” como si fuera una suerte de “quinta columna” iraní, que hoy opera perversamente en su propio seno. Veamos cuales pueden ser, muy sintéticamente, las principales razones de lo antedicho.

Según algunos, ellas son:

  1. La generación inmediata de nuevas oportunidades recíprocas importantes en materia de comercio e inversión, que hasta ahora estaban postergadas.
  2. El deseo evidente del Estado de Israel de no seguir aislado” en su propio rincón del mundo.
  3. Poder presentar ante la posteridad los ahora llamados Acuerdos de Abraham, entre Israel y algunos países árabes, como un “triunfo mayúsculo” de la errática política exterior de la agonizante administración de Donald Trump.
  4. Postergar una vez más a los palestinos, que se constituyeron en una piedra inconmovible en el camino de la política externa de la administración norteamericana saliente.
  5. Condicionar estratégicamente -aún más- a Irán, el violento e incansable enemigo común.

Marruecos Colonial

El acercamiento promovido por los norteamericanos acaba de incluir también la llamada normalización de las relaciones externas entre Marruecos e Israel. Pero lo cierto es que Marruecos cobró a los EEUU un alto precio para suscribir el acuerdo respectivo. Y ese precio lo terminó pagando un tercero: la población originaria del Sahara Occidental: el pueblo saharaui, al que los EEUU e Israel de pronto traicionaron, reconociendo la soberanía marroquí sobre el disputado territorio del Sahara Occidental.

Recordemos que Marruecos se apoderó por la fuerza del Sahara Occidental tan pronto como España, que fuera en su momento la potencia colonial de ese extenso y árido territorio, renunciara, cansada, a seguirlo gobernando.

El aludido reconocimiento norteamericano va diametralmente en contra de las distintas resoluciones sobre este caso en particular emanadas de las Naciones Unidas, que prescribieron la realización de un referendo de auto-determinación entre la población saharaui, lo que fuera bloqueado y torpedeado siempre por Francia y por Marruecos, en una actuación coordinada y conjunta. 

En 1975, Marruecos anexó –militarmente y por la fuerza- la mayor parte del territorio del Sahara Occidental, que, por lo demás, había invadido con la tristemente llamada Marcha Verde. La violencia así desatada duró hasta 1991, cuando las Naciones Unidas lograron un cese el fuego provisorio. 

Hoy, unas 38 naciones reconocen al Frente Polisario (en representación de los saharuis) como vocero auténtico de la República Árabe Democrática Saharaui, que cuenta con el respaldo abierto de Argelia y es, además, miembro de la Unión Africana desde 1984. Todas esas naciones han quedado desairadas de un plumazo, que tiene, respecto de ellas, un impacto que puede calificarse de vergonzoso.

Quizás por esto es que la violencia parece, de pronto, haber regresado al desierto del Sahara. Porque las lentas conversaciones de paz entre las partes del conflicto de soberanía que afecta al Sahara Occidental han sido ahora frontalmente degradadas por el reconocimiento norteamericano, tan repentino como innecesario e imprudente. 

Más de 100.000 saharauis viven hoy pacíficamente en ordenados campamentos emplazados en territorio que muchos tienen por argelino. Lo hacen con una ejemplar actitud de austeridad, en donde han estado viviendo por décadas, sin emitir discursos violentos, ni violar el status quo. 

Los he visitado personalmente, lo que ha dejado huellas realmente muy profundas en mi espíritu y ratificado por cierto mi visión y análisis genérico de la dilatada crisis, aún no resuelta, a la que me estoy refiriendo. 

Luego de esto, siendo los Estados Unidos un Miembro Permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, parece virtualmente imposible que la crisis del Sahara Occidental se resuelva en más dentro en esa organización multilateral. Lo que es muy lamentable y no es para aplaudir, por cierto.

La posibilidad misma de un referendo de autodeterminación prometida expresamente a los saharauis, ante lo sucedido, se ha diluido enormemente. Por ello ese pueblo ha sido el “pato de la boda”, sacrificado innecesariamente por los EEUU ante la constante presión de Marruecos, en busca de sus propios objetivos nacionales, que poco y nada tienen que ver con la paz en Medio Oriente.

Lamentablemente, esto es lo que ha sucedido efectivamente. Los saharauis han sido claramente sacrificados en el altar de Medio Oriente, que tiene otros dioses y otras liturgias. 

La conducta norteamericana que, por décadas, había de alguna manera contenido a los saharauis, de pronto los ha abandonado, como si simplemente no existieran, ni tuvieran los derechos que les han sido reconocidos expresamente en las Naciones Unidas. 

El daño no es menor, por cierto. Es enorme. Nada hay que festejar, salvo en Marruecos, que puso un elevado precio a su cooperación con los EEU e Israel y que ya lo cobró. Con creces. Triste, pero no hay margen para tratar de disimular la gravedad de lo que ha sucedido.

Autor - Emilio Cárdenas - LA NACION
*Ex embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

Sahara Occidental: un mapa trazado con napalm y fósforo blanco

bandera_saara_ocidental.jpg
 FAROUK BATICHE / AFP

Fuente: Other News / Por Guadi Calvo* – ALAI

Marruecos bajo la cobertura que le brindan Madrid, París, Londres y Washington, continua su avance para, de una vez y por todas, exterminar la resistencia del pueblo saharaui, que desde hace cuarenta y cinco años busca establecerse con todo derecho como lo que es la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). (Ver: Sahara Occidental: La guerra más ignorada del mundo

Una vez más, dada la complicidad de las grandes potencias y las Naciones Unidas, donde como siempre solo resuena las voces poderosas, no se han escuchado los reclamos de la RASD, por lo que se vio obligada a decretar el “estado de guerra”, lo que le ha permitido al reino alauita desplegar su atroz muestrario armamentístico, comprado a esas mismas potencias que le dan cobertura, frente a un pueblo que no cuenta con mucho más que su voluntad irreductible. 

La nueva realidad del Sahara Occidental ha provocado que miles de jóvenes saharauis nacidos y crecidos en los campamentos del exilio de Tinduf (Argelia), quienes solo han visto la larga guerra que libró su pueblo contra el invasor marroquí, en las cicatrices físicas y espirituales de sus mayores, se alisten en las filas del Frente Popular por la Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro o el Polisario a secas, la organización armada de la que nacería la RASD. 

A las cinco escuelas militares del Polisario, una exclusiva para mujeres, han llegado tantos aspirantes que los campamentos de refugiados han quedado prácticamente vacíos de hombres jóvenes. En los campos de entrenamiento se están impartiendo clases de estrategia militar y utilización de armas y explosivos, y tácticas para desenvolverse en los territorios plagados de minas antipersonales, que se estima entre siete y diez millones, y que en estos últimos días el ejército real marroquí ha vuelto a resembrar en grandes cantidades para proteger el muro de 2700 kilómetros de largo, que se constituyó de hecho en la línea del frente. 

El aluvión de voluntarios ha obligado a las autoridades de las escuelas militares a ordenar detener la llegada de más reclutas, hasta que no termine de formarse las primeras camadas de nuevos milicianos, ya que todas las instalaciones se han visto desbordadas. 

El pasado trece de noviembre Marruecos invadió Guerguerat, el sector desmilitarizado junto a la frontera con Mauritania, incendió las haimas (carpas) y expulsó a los saharauis que pacíficamente resistían al nuevo avasallamiento de sus territorios por parte de Rabat, con lo que intenta proteger la ruta de mercaderías que, desde Marruecos, transitan a Mauritania y desde allí a un vasto sector de África Occidental, en un flagrante acto de guerra que nadie ha censurado. Por lo que no queda otro camino que reactivar el frente de guerra al costo que sea. Frente a la pasividad cómplice de la MINURSO (Misión Internacional de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental) que es única de su tipo, de todas las que existen, que por sus estatutos tiene prohibido vigilar el respeto a los derechos humanos. 

No son pocos los nuevos reclutas que incluso han tenido la oportunidad de estudiar y trabajar en España, y de algún modo vivir la vida que en los campamentos en mitad del desierto les es imposible tener, que han regresado para alistarse como voluntarios, sabiendo que el famoso referéndum con que Naciones Unidas se comprometió con la Resolución 690 del Consejo de Seguridad del 29 de abril de 1991 para que la nación Saharaui eligiera entre la independencia o la integración con Marruecos, se ha convertido en un espejismo que cuanto más se camina hacia él, más se aleja. 

En este marco de confrontación extrema, desde el alto el fuego acordado en 1991, el rey marroquí Mohammed VI acaba de dar un golpe siniestro a las esperanzas independentistas del pueblo saharaui, y en una transacción puramente mercantilista el jueves diez el agente sionista mejor pago del mundo, Donald Trump, anunció que el enclave sionista en tierras palestinas y el Reino de Marruecos acordaron establecer relaciones diplomáticas plenas. Así, Marruecos se convirtió en la cuarta nación musulmana, junto a Bahréin, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Sudán, que bajo la presión norteamericana y a espaldas de sus pueblos, han hecho acuerdos de este estilo con los ocupantes de Palestina. En este caso, no solo asestan un nuevo golpe a la lucha del pueblo palestino, sino también a la lucha de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) ya que con este acuerdo Mohammed VI ha conseguido que los Estados Unidos, apenas dos días más tarde, anunciara que adoptaron un “nuevo mapa oficial” de Marruecos, en el que se incluye los territorios de la RASD, apropiados de manera ilegal por Rabat durante la guerra de quince años que mantuvo con el ejército Polisario. 

El olvido y la arena 

A pesar de que el acuerdo sionista-alauita es muy difícil que pueda revocarse, ya que el rey tiene la última decisión sobre las cuestiones diplomáticas, dentro del reino surgieron rápidamente voces discordantes, como la de la rama religiosa del co-gobernante partido Movimiento de Unidad y Reforma (MUR), que, en un comunicado, expresó que la medida era “deplorable” y denunció “los intentos de normalización y la infiltración sionista”. Al tiempo que el proscrito movimiento islámico, Adl Wal Ihssane, (Justicia y Caridad), uno de los grupos políticos más importantes del país, declaró que la normalización era “una puñalada por la espalda a la causa palestina”. Esta decisión condiciona de manera notoria la seguridad de la comunidad judía en Marruecos, la más grande del norte de África, con cerca de unas tres mil personas, inocentes de las arbitrariedades sionistas y que podrían ser objeto de represalias, por alguno de los militantes fundamentalistas locales e independiente de la causa del Polisario, que, siendo de inclinación musulmana, siempre se ha desligado de posturas ultramontanas.

 Con esta acción el pueblo saharaui ha quedado condenado, exactamente al igual que sus hermanos palestinos, y otras tantas naciones que reclaman su derecho a existir, a ser borrados por la arena y el olvido. El mapa de la usurpación marroquí será presentado oficialmente en la embajada de Estados Unidos al rey Mohammed VI en la ciudad de Rabat, la capital marroquí.

 Sáhara Occidental es una ex colonia española a la que Francisco Franco, poco antes de morir, le había otorgado la independencia, decisión que fue ignorada por su heredero, el Rey Juan Carlos, que desde su asunción usufructuó, junto a sus socios marroquíes y norteamericanos de las extraordinarias riquezas del subsuelo saharaui, allí se encuentran los yacimientos de fosfatos más ricos del mundo y en sus mare los bancos de pesca , también de los más ricos del mundo.

 Demasiada riqueza para dejar en manos de un pueblo independiente e insumiso que, desde siempre, ha luchado por su autodeterminación y no ha tenido empacho por demostrar su afecto a países como Cuba, a donde han viajado cientos de jóvenes saharauis para convertirse en médicos e ingenieros.

 El frente Polisario, tras conocerse que los Estados Unidos adoptarían el nuevo mapa, condenó la decisión del saliente Donald Trump y aseguró que continuará luchando por la reivindicación de sus territorios. Por otra parte, el primer ministro de Argelia, Abdelaziz Djerad, opinó que “las maniobras apuntan a desestabilizar su país y el deseo de la entidad sionista de acercarse a nuestras fronteras”.

 Argelia comparte una frontera de casi 2 mil kilómetros con el reino alauita, con el cual ha tenido históricamente una relación extremadamente tirante, al punto de actuar en muchas oportunidades como el principal operador internacional del Frente Polisario, y albergar en el sur del país el campo de refugiados de Tinduf, donde unos 200 mil saharauis viven y se desarrollaron desde el acuerdo de 1991, donde se quedaron tras la frontera trazada a fuerza de napalm y fósforo blanco, armas expresamente prohibidas por diferentes convenios internacionales, las que siguen siendo fabricadas y utilizadas por los Estados Unidos y el ente sionista.

 ———————————-

*Escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC

Un estratégico factor de inestabilidad

.

Fuente: PUSL / O Globo // Por Emboirik Ahmed*

.

En un artículo sobre la situación en la República Saharaui, el embajador marroquí en Brasil, Sr. Nabil Adghoghi, expone argumentos que crean confusión y pueden llevar a los lectores a serios errores de apreciación. Niega que la cuestión saharaui sea, en esencia, un proceso de descolonización inacabado, basado en la Resolución 1514 de las Naciones Unidas, de 1960, que determina la concesión de la independencia a los países y pueblos colonizados.

.

Sigue leyendo

Los derechos legítimos del Pueblo Saharaui y las pretensiones anexionistas de Marruecos (II)

Resultado de imagen para bandera rasd

.

Fuente: La Estrella de Panamá / Por Luis Portillo Pasqual del Riquelme*

.

Para afianzar su argumentación, el mencionado autor equiparaba las concesiones que el Partido Comunista de España (PCE) hubo de hacer al inicio de la Transición de España a la democracia, a las que —en su opinión— debería hacer ahora el Frente Polisario, abandonando así su derecho a la autodeterminación y a la independencia (por ‘utópica’, según el Sr. BLG). En opinión de dicho articulista, si el Pueblo Saharaui y, en definitiva, la RASD, se doblegasen a aceptar esas concesiones, ello permitiría a los saharauis acabar con la diáspora, el exilio, el sufrimiento y vivir con dignidad. En caso contrario, concluía BLG a modo de sutil amenaza velada, el Pueblo Saharaui se vería obligado a continuar en el exilio, un largo y penoso exilio que dura ya más de cuatro décadas.

.

Sigue leyendo

El Marruecos que no quiere ver el señor Zapatero

.

Fuente y foto: DLRS / Por Bachir Ahmed Aomar*

.

El XX aniversario de la subida al trono de Mohamed VI parece ser la noticia de la semana en España. Toda la prensa española se ha hecho eco de las maravillas que muestra ese país desde que Hassan II se fue a mejor vida.

Sabemos de la capacidad del régimen marroquí en crear lobbys en todo el mundo, pero lo leído este lunes en el diario EL País, nos ha creado cierta sorpresa y estupor, sobre todo, cuando quien firma el “artículo – opinión” se llama José Luis Rodríguez Zapatero y fue presidente del gobierno de España entre 2004 y 2011. En ese artículo el ex presidente pone a Marruecos por las nubes. Considera las relaciones hispano marroquíes como esenciales para el desarrollo del norte de África, pero lo que más sorprende, es que basa el desarrollo de la política exterior de la España democrática en su relación con el país vecino, afirmando que eso significa estabilidad, seguridad y progreso.

.

Sigue leyendo

El muro marroquí del Sáhara Occidental

El muro del Sáhara tiene una extensión superior a los 2.720 kilómetros.

El muro del Sáhara tiene una extensión superior a los 2.720 kilómetros / Teodoro L.Basterra

.

Fuente y foto: Noticias de Navarra / Por Teodoro L. Basterra

.

  • Hace 40 años la ONU reconoció al Frente Polisario legítimo representante del pueblo saharaui y declaró a Marruecos, potencia ocupante
  • En 1980, Hassan II inició la construcción del muro de la vergüenza, Al Yidar, la mayor barrera creada por el hombre desde la muralla china

Los saharauis recuerdan con especial desagrado la visión del primer muro en el desierto. Creando un personaje ficticio para mi anterior novela, La primera víctima, un marroquí que también está presente en la segunda, El largo invierno saharaui, comencé a documentarme a través de mapas de internet sobre Marruecos buscando información acerca de lugares interesantes, ciudades, playas, oasis… y llegué hasta el Sur de Marruecos, y luego me adentré un poco en el Norte del Sáhara Occidental, la antigua colonia española. Y allí, entre las arenas, me encontré con un muro, un largo muro que parecía no tener fin. ¿Cómo va a haber un muro en el desierto del Sáhara?, me preguntaba. No podía ser. Además, nunca había oído hablar de él. Sería algún resto antiguo… pero no.

.

Sigue leyendo

¡No nos dejaremos engañar!

.

Fuente: La Comuna / Por Juanjo Miera

.

Manipulación mediática y política tras los últimos acontecimientos en el Sáhara Ocupado

A raíz de los luctuosos y recientes acontecimientos ocurridos en El Aaiun Ocupado conviene resaltar, pues el majzén marroquí dispone de un gran poder, especialmente, un gran despliegue mediático.

1º- Por lo general, los Medios generalistas del estado español han obviado dar la noticia y, los que se han dignado hacerlo, en lugar de difundir la de los Medios de reconocido prestigio, asentados en los Territorios Ocupados, han hecho ” un corta y pega ” de lo difundido por la Agencia EFE en Rabat (Marruecos), lo cual significa que, dado el bloqueo informativo que sufre el Sáhara Occidental, la información viene dada por el Majzén y no es rigurosa, tergiversando y cambiando el sentido de las acciones y las protestas.

.

Sigue leyendo

Hmas Hammad: «Naciones Unidas utiliza los territorios ocupados del Sáhara Occidental como base militar»

.

Fuente: PUSL / Por Hmad Hammad*

.

Naciones Unidas, a saber, MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental) ha estado en el Sáhara Occidental desde 1991, año en que se firmó el alto el fuego entre el Frente Polisario y Marruecos. El alto el fuego se basó en un referéndum que permitiese a nuestra gente elegir libremente su destino y lograr la autodeterminación. Después de 28 años, continuamos sin un referéndum y ahora estamos bajo casi 44 años de ocupación por Marruecos.

.

Sigue leyendo

Sahara Occidental: la solución que bloquea Occidente

Unos 173 mil 600 saharauis viven en campos de refugiados debido a la ocupación ilegal de Marruecos / elfaradio.com

.

Fuente: Cubahora / Por Julio Morejón Tartabull

.

La Organización de la Unidad Africana está próxima a cumplir 40 años, donde reconoció el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación e independencia…

El saqueo de riquezas del Sahara Occidental, la violación de los derechos de su pueblo en el territorio ocupado por Marruecos y la abulia occidental al respecto integran  el drama de la última colonia africana.

Hay un debate pendiente que preocupa a la Unión Africana (UA), que con su troika -Ruanda, Egipto y Sudáfrica- plantea abordar el tema y apoyar al Enviado Especial de ONU en el Sáhara Occidental para impulsar el proceso de negociaciones directas entre Rabat y el Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro (Polisario).

.

Sigue leyendo

Las voces del desierto

.

PUSL.- Llegan a los pocos pero son miles. Algunos ya están en España, otros llegarán en los próximos días.

Pequeños embajadores del Sáhara Occidental, niños nacidos y criados en campos de refugiados en el sur de Argelia, junto con sus padres que también nacieron y se criaron allí y sus abuelos que construyeron un país en el exilio en medio del desierto de la muerte.

.

Sigue leyendo