Con censura, cárcel y expulsiones a extranjeros, Marruecos quiere esconder al mundo su ocupación del Sáhara Occidental

Fuente: AMI

Buenos Aires, 11/03/2023 (VSOA).- A pocos días de iniciarse el Foro Mundial de Derechos Humanos 2023 en la capital de la República Argentina, desde Voz del Sáhara Occidental en Argentina procuramos hacer saber a la opinión pública que Marruecos -activo participante en este Foro- pretende engañar al mundo sobre dos aspectos fundamentales. Por un lado, sosteniendo que su gobierno autocrático defiende los derechos humanos y, por otro, que el territorio del Sáhara Occidental es de su propiedad cuando, en realidad, se trata de un área perteneciente al pueblo saharaui que desde hace casi cinco décadas es objeto de ocupación y anexión por parte de Marruecos.

Como muestra de las constantes y variadas violaciones a los derechos humanos que el gobierno marroquí practica a diario, en esta oportunidad sólo tomaremos dos ejemplos: uno relacionado a la actividad periodística -que data de 2019- y, el otro, el caso de una activista catalana expulsada del Sáhara Occidental hace apenas 20 días. Esto, con el fin de mostrar que el régimen de Mohamed VI no ha mejorado un ápice sus prácticas represivas, pese a querer demostrar lo contrario y aun habiendo recibido condenas y «recomendaciones de reparar», tanto por parte de organismos no gubernamentales como de organismos internacionales, entre los que se halla el Grupo de Trabajo sobre la detención arbitraria de personas, del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

LA PRENSA AMORDAZADA

Si bien podríamos hablar sobre la censura marroquí desde tiempos inmemoriales, retrocederemos poco menos que un lustro, cuando Reporteros Sin Fronteras publicó su informe Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo. En tal sentido, recogemos la crónica de la Asociación de Medios de Información, que explica detalladamente:

“Agujero negro de información”. Así define Reporteros Sin Fronteras la situación que atraviesa el periodismo en el Sáhara Occidental, excolonia española ocupada por Marruecos desde 1975.

El informe Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo explica esta situación por la “persecución y constante represión de los reporteros saharauis que intentan hacer periodismo alternativo al margen de la oficialidad marroquí, muchas veces condenados a desorbitadas penas de cárcel”. La mordaza informativa también se aplica a los periodistas extranjeros, expulsados casi de forma inmediata cuando acceden al territorio. “Un corresponsal extranjero sabe que hay determinadas líneas rojas sobre las que no puede escribir en profundidad, porque corre riesgos de expulsión”, explica el periodista Ignacio Cembrero.

Además de la cárcel o la expulsión, los profesionales que intentan ejercer su derecho a informar son víctimas de arrestos, calumnias, torturas, malos tratos o amenazas a su entorno familiar. Por todo ello, la ONG sostiene que ejercer la profesión periodística en esa parte del mundo es todo un “acto de heroísmo”.

No hay prensa libre en el Sáhara Occidental. No hay medios independientes ni periodistas saharauis reconocidos como tales por las autoridades marroquíes”, dice Reporteros Sin Fronteras quien también denuncia el “olvido mediático” al que ha sido sometida la región.

Periodistas encarcelados

En la actualidad, seis periodistas saharauis están en la cárcel por intentar ejercer su derecho a informar. De ellos, cuatro se enfrentan a penas de entre 2 y 25 años de cárcel. La organización ha pedido al Gobierno de Marruecos que garantice a todos los periodistas encarcelados “procesos justos en todas las instancias judiciales, con todas las garantías y que facilite la presencia de observadores internacionales que así lo certifiquen”.

Marruecos ocupa el puesto 135 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF.

EXPULSIÓN DE ACTIVISTAS EXTRANJEROS: VISITAS «NO GRATAS»

A Marruecos no le importa si la organización a la que perteneces trabaja con niños o se dedica a cualquier otra actividad como periodismo, abogacía o arte. Tampoco le interesa cuál es el motivo de tu visita a la zona que se anexionó, rica en recursos naturales. Lo importante es que nadie tome contacto con la población saharaui en los territorios ocupados, para que no se sepa la verdad. Las personas expulsadas por la monarquía marroquí desde su ocupación del Sáhara Occidental, pueden contarse por centenas. Y como el fin de esta publicación no es entrar en innumerables detalles sino dar muestras de una realidad cotidiana, sistemática y recurrente que pretende ser ocultada, daremos cuenta de la última expulsión: se trata de Nuria Roca, maestra de escuela y miembro de la asociación catalana Una finestra al món («Una ventana al mundo»), a quien el pasado 20 de febrero echaron de los territorios ocupados. Este es el relato que realiza sobre el hecho, la agencia de noticias EFE.

Marruecos expulsa a una activista catalana del Sáhara Occidental

La organización de la que forma parte, explica, trabaja con proyectos de intercambio educativo con niños de los campamentos de refugiados saharauis en Argelia, a donde ella viaja cada año

Una activista española prosaharaui fue expulsada por las autoridades marroquíes del territorio del Sáhara Occidental, al que había entrado por la frontera mauritana, y trasladada en un coche con vigilancia policial hasta la ciudad marroquí de Agadir.

Se trata de Nuria Roca, maestra de escuela y miembro de la asociación Una finestra al món (Una ventana al mundo, en catalán), quien, según relató este lunes a EFE, entró al Sáhara Occidental el pasado lunes día 13 desde Mauritania, donde estaba de viaje con un amigo.

«Me surgió la oportunidad de hacer un viaje por Mauritania y luego cruzar la frontera al Sáhara Occidental. Llevo 11 años trabajando con el pueblo saharaui y me hacía mucha ilusión porque nunca había pisado la tierra del Sáhara Occidental. Pero no iba con un objetivo profesional ni periodístico», explica al teléfono desde las Islas Canarias.

Según su relato, Roca entró por el paso fronterizo de Guerguerat, entre Mauritania y el Sáhara, y de allí subió a la ciudad de Dajla.

«Cuando estábamos en Dajla vimos el primer día que estábamos siendo vigilados por cinco hombres, que luego fueron siete u ocho. Nos seguían los pasos las 24 horas, dormían fuera de nuestro hotel», afirma la activista.

En esa localidad pasaron tres noches y el jueves día 16 se dirigieron en un taxi a El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, pero en un control policial les pararon e hicieron bajar del coche. «Nos metieron en un cuartito 10 policías de secreta, que no hablaban castellano, inglés o francés, con lo que no nos dieron muchas explicaciones, solo que nos expulsaban y nos llevaban a Agadir», afirma Roca.

En el taxi y con un policía a bordo del vehículo siguieron hasta esa ciudad del sur de Marruecos, a la que llegaron a las dos de la madrugada, y cogieron luego un vuelo que les llevó ayer a Canarias. Sobre la experiencia, Roca se pregunta «cuánto miedo deben tener (las autoridades marroquíes) a que podamos ver lo que pasa allí». «No iba con un objetivo profesional detrás, sino solo a darles la mano y decirles que en Cataluña y en España estamos con vosotros», añade. 

Según la activista, «están escondiendo mucha represión y violación de derechos humanos». «Entre todos deberíamos recordar al Gobierno español que tiene toda la responsabilidad en la desconolización del territorio», opina. 

La asociación de la que forma parte Roca, explica, trabaja con proyectos de intercambio educativo con niños de los campamentos de refugiados saharauis en Argelia, a donde ella viaja cada año.

N. de R.: MARRUECOS ENCARCELA, REPRIME, EXPULSA Y TORTURA… PERO FUE SEDE DEL PRE-FORO MUNDIAL DE DERECHOS HUMANOS EN FEBRERO PASADO Y, AHORA, PRETENDE TENER UN ROL DE PESO EN EL FORO MUNDIAL DE DERECHOS HUMANOS 2023, DEL 20 AL 24 DE MARZO, EN BUENOS AIRES. ES HORA DE DESENMACARAR A ESTE RÉGIMEN DICTATORIAL CUYAS ÚNICAS HERRAMIENTAS VÁLIDAS SON LA CORRUPCIÓN, LA MANIPULACIÓN Y LA MENTIRA.

.

.

.

.