Comunicado del Frente Polisario en la República Argentina

الجمهورية العربية الصحراوية الديمقراطية
República Árabe Saharaui Democrática

الجمهورية العربية الصحراوية الديمقراطية

República Árabe Saharaui Democrática

.

MEMORANDO SOBRE LA CUESTIÓN DEL SAHARA OCCIDENTAL

Septiembre de 2020

Las Naciones Unidas conmemoran este año el 75º aniversario de su creación como expresión de la determinación de los pueblos del mundo de unir sus esfuerzos para preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, reafirmar la fe en los derechos humanos fundamentales, las normativas internacionales y fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto a los principios de igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos.

• Reconociendo que la sujeción de los pueblos a la subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye un atropello a los derechos humanos fundamentales, las Naciones Unidas proclamaron solemnemente en 1960 la necesidad de poner fin rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones. La adopción de la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de la ONU sobre la Declaración sobre la Concesión de la Independencia a los Países y Pueblos Coloniales, el 14 de diciembre de 1960, fue un hito histórico que contribuyó significativamente a acelerar el proceso de descolonización en todo el mundo.

• Sin embargo, el colonialismo aún está lejos de ser erradicado. En el momento en que el Tercer Decenio Internacional para la Erradicación del Colonialismo está llegando a su fin, todavía quedan 17 territorios no autónomos cuyos pueblos aún no han ejercido su derecho a la libre determinación y la independencia, incluido el Sáhara Occidental, la última colonia de África, en la lista de esos territorios no autónomos oficializados en la  ONU desde 1963. La descolonización del Sáhara Occidental se frustró cuando Marruecos invadió militarmente el territorio el 31 de octubre de 1975 en violación de las resoluciones de Naciones Unidas y al fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el 16 octubre de 1975, que sostuvo que nunca había existido ningún lazo de soberanía territorial entre Marruecos y el Sáhara Occidental.

• De acuerdo con las normas del derecho internacional, la ONU nunca ha reconocido la ocupación ilegal y anexión del Sáhara Occidental por Marruecos, que se ha prolongado durante más de 40 años. De hecho, la presencia de Marruecos en el Sáhara Occidental ha sido “deplorada” por el Consejo de Seguridad (res. 380 de 1975) y calificada expresamente como un acto de “ocupación” en las resoluciones de la Asamblea General (res. 34/37 de 1979 y res. 35/19 de 1980, entre otras resoluciones).

• Han pasado 29 años desde el establecimiento de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) para aplicar el Plan de Arreglo ONU-OUA que fue aceptado por ambas partes, el Frente POLISARIO y Marruecos en 1988 y aprobado por el Consejo de Seguridad en 1990 y 1991. Hasta ahora, la ONU no ha cumplido con el propósito de la MINURSO, a saber, la celebración de un referéndum libre y justo mediante el cual el pueblo del Sáhara Occidental pueda ejercer su derecho inalienable a la libre determinación e independencia, poniendo así fin a la descolonización de la última colonia de África.

• Desde la dimisión del ex Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental, el presidente Horst Köhler, en mayo de 2019, el Consejo de Seguridad no ha hecho nada para reactivar el proceso de paz de la ONU en el Sáhara Occidental, ni para evitar que Marruecos sabotee el proyecto incruento en la zona. Por el contrario, el Consejo de Seguridad se mantuvo al margen mientras Marruecos, la potencia ocupante del Sáhara Occidental, emprendía descaradamente una serie de acciones desestabilizadoras y provocadoras que incluyen, entre otras cosas, la apertura ilegal de los llamados “consulados” por entidades extranjeras en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. El Consejo tampoco ha condenado las flagrantes violaciones por del alto el fuego y del Acuerdo Militar Nº 1 cometidas por Marruecos, en síntesis todo el proceso de paz de la ONU en el Sáhara Occidental se ha paralizado por completo. El retraso en el nombramiento de un nuevo Enviado Personal no ha hecho más que agravar el estado de parálisis.

• Mientras tanto, Marruecos sigue perpetrando masivas violaciones de los derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado. Los civiles saharauis están constantemente sometidos a detenciones arbitrarias, torturas, detenciones ilegales, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones forzosas. Algunas de estas violaciones han sido documentadas por organismos no gubernamentales en el mundo, muy especialmente en África, sin embargo  son desatendidas debido al estricto mutismo de los medios de comunicación y al bloqueo militar impuesto a los territorios saharauis bajo ocupación. A pesar de los repetidos llamamientos de las organizaciones humanitarias en el mundo y de las alertas del pueblo saharaui, el Consejo de Seguridad no ha autorizado a la MINURSO a monitorear las violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental.

• La clave de la ocupación de Marruecos también es su explotación y saqueo persistentes de los recursos naturales saharauis. Tales acciones violan descaradamente el derecho internacional, como se confirmó en la histórica sentencia dictada por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE) en diciembre de 2016, que determinó que el Sáhara Occidental y Marruecos son dos territorios “distintos y separados”. Según el fallo, la UE y Marruecos no pueden incluir, ni de jure ni de facto, al Sáhara Occidental en sus relaciones comerciales sin el consentimiento previo del pueblo saharaui.

• Si bien el proceso de la ONU se ha estancado, la Unión Africana (UA) ha mostrado un liderazgo creciente en la cuestión del Sahara Occidental, en un esfuerzo por liberar la última colonia del continente. La posición de principios de la organización continental africana con respecto al Sáhara Occidental se consolidó con la resolución AHG/Res. 104 (XIX) adoptada por la OUA en 1983, que fue refrendada por las resoluciones 39/40 de 1984 y 40/50 de 1985 de la Asamblea General. La resolución AHG/Res. 104 (XIX) de la OUA fue fundamental para sentar las bases de los esfuerzos posteriores de la ONU destinados a encontrar una solución a la cuestión del Sáhara Occidental.

• La posición de la UA se consolidó aún más después de que Marruecos fuera admitido en la Unión Africana en enero de 2017. La admisión de Marruecos a la UA, después de firmar y ratificar el Acta Constitutiva de la UA sin ninguna reserva, fue recibida con la expectativa de que contribuiría a encontrar una solución rápida y duradera al conflicto entre los dos Estados miembros de la UA, la República Saharaui (RASD) y Marruecos. Sin embargo, la ocupación militar ilegal de Marruecos de partes de la RASD, en violación de los principios básicos del Acta Constitutiva de la UA y de la Carta de la ONU, y su continua obstrucción de los esfuerzos de paz de la ONU y la UA han socavado las posibilidades de avanzar hacia una solución duradera al conflicto.

• Establecida el 27 de febrero de 1976, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), miembro fundador de la Unión Africana, ejerce su plena soberanía sobre los territorios saharauis liberados y posee instituciones estatales de pleno derecho que brindan servicios públicos a todos los ciudadanos saharauis. La RASD también ha establecido una sociedad moderna basada en los valores de justicia social, democracia, igualdad de género, tolerancia y estado de derecho. El pueblo saharaui puede enorgullecerse con razón de haber construido una sociedad abierta en la que todos los ciudadanos pueden participar plenamente en los asuntos públicos y en la que las mujeres desempeñan un papel fundamental en todos los aspectos de la vida política, social y económica. La sociedad saharaui se encuentra entre las sociedades más formadas de África y las tasas de alfabetización en la RASD se encuentran entre las más altas del continente.

• La RASD ha realizado constantes esfuerzos en coordinación con sus vecinos para disuadir y prevenir cualquier actividad ilegal relacionada con la delincuencia organizada transnacional y otras amenazas a la seguridad de conformidad con sus obligaciones como Estado miembro de la UA. Después de poner fin a la ocupación marroquí del resto de su territorio nacional, la RASD tiene la intención de fortalecer y diversificar sus relaciones con todos los países de la Unión Africana y otros miembros de la comunidad internacional sobre la base de los objetivos y propósitos del Acta Constitutiva de la UA y la Carta de la ONU.

Conclusiones

• La naturaleza jurídica y política de la cuestión del Sáhara Occidental como caso de descolonización es incuestionablemente clara. Por tanto, es imperativo que la Asamblea General fije una fecha para la celebración del referéndum de autodeterminación mediante el cual el pueblo del Sahara Occidental pueda ejercer su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia de acuerdo con la doctrina de la ONU relacionada con la descolonización. Cualquier dilación en permitirle al pueblo saharaui ejercer su derecho inalienable a la libre determinación y la independencia solo complicaría la situación sobre el terreno y supondría más riesgo de desestabilización para una situación ya de por sí volátil en la región.

• Como sucesora de la OUA que fue el iniciador del proceso de paz de la ONU en el Sáhara Occidental, la Unión Africana sigue siendo un socio de pleno derecho de la ONU y garante de la aplicación del Plan de Arreglo ONU-OUA. Sus decisiones con respecto al proceso de descolonización del Sáhara Occidental, la última colonia de África, deben ser aplicadas plenamente.

• Durante más de cuarenta años, Marruecos ha ocupado ilegalmente una parte del territorio de la RASD. Al hacerlo, Marruecos ha actuado desafiando la Carta de la ONU, el Acta Constitutiva de la UA y las normas básicas del derecho internacional, incluido el fallo de la CIJ en 1975 que afirma que  nunca habían existido vínculos de soberanía territorial entre Marruecos y el Territorio del Sahara Occidental. Como resultado, al pueblo saharaui se le ha negado el derecho a vivir pacíficamente en su propia nación, al mismo tiempo que está sujeto a violaciones sistemáticas de sus derechos humanos y al robo y saqueo de sus recursos naturales.

• Marruecos también ha demostrado, más allá de toda duda, que no está dispuesto a elegir el camino pacífico y democrático hacia una solución duradera del conflicto del Sáhara Occidental. Ha incumplido sistemáticamente los compromisos anteriores, incluidos los acuerdos respaldados por el Consejo de Seguridad de la ONU y la Asamblea General, y ha obstaculizado todos los esfuerzos de la comunidad internacional para asegurar la descolonización del Sáhara Occidental.

• Por lo tanto, la ONU y sus Estados miembros están llamados a tomar las decisiones y medidas necesarias, tanto individual como colectivamente, para obligar a Marruecos a poner fin a su ocupación ilegal de partes de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en aras de la paz y la seguridad regionales. La comunidad internacional también debería enviar a Marruecos un fuerte mensaje de advertencia, para que el reino deje de bloquear el referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental, y dar lugar a las legítimas y soberanas decisiones del pueblo saharaui en sus aspiraciones a ocupar el lugar que le corresponde entre la comunidad mundial de naciones.

Mohamed  Ali Ali Salem

Representante del Frente Polisario en la República Argentina.

.

.

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s