A una sola carta de distancia. Alumnos de colegios avilesinos reciben la respuesta a las misivas que enviaron a estudiantes saharauis.

El desierto pedregoso de Tinduf y las verdes colinas costeras de la comarca de Avilés se encuentran mucho más cerca de lo que parece. Los 1.700 kilómetros entre uno y otro punto apenas son una nota geográfica. Hoy, la distancia real se mide en lo que tarda en leerse una carta. Cientos de cartas. De las de siempre, las de papel. Las que van manchadas de vida, y se tocan, y se sienten. Las que se han intercambiado niños de colegios avilesinos y sus ‘hermanos’ saharauis en el exilio argelino. Los que participan en el premiado programa de ‘Hermanamiento Escolar’. Si en febrero se enviaron desde Asturias a África, ayer se recogieron las de vuelta en el Ayuntamiento de Avilés, para ser repartidas por las escuelas participantes.

La concejala avilesina de Educación, Yolanda Alonso, ejerció de maestra de ceremonias, como receptora institucional desde el propio consistorio.

Junto a ella, Carmen Carnicero, una de las maestras implicadas en el proyecto, desde su colegio, el CEIP Manuel Álvarez Iglesias, de Salinas; los otros centros educativos integrantes son el CEIP Poeta Juan Ochoa, el Sabugo, Villalegre, Llaranes y Apolinar García Hevia, además del CEE San Cristóbal, a los que se sumaron las ‘escuelinas’ de Avilés. Las cartas las portaba Encarnación Fernández, miembro de la Asociación Asturiana de Solidaridad con el Pueblo Saharaui.

Integrantes de la asociación viajaron a principios de este mes a los campamentos de Argelia. Allí aportaron material de todo tipo recogido en Asturias, y se han traído de vuelta las misivas de respuesta de los niños saharauis.

Cartas en las que los pequeños africanos, muchos de los cuales han podido estar en España gracias al programa de ‘Vacaciones en paz’, responden a sus «hermanos españoles». Porque así los llaman, así los consideran en sus escritos. Cartas, en su mayoría, en un castellano (su segunda lengua, legado colonial) perfecto y en caligrafía redonda y legible, en los que cuentan lo que les gusta (el fútbol es uno de esos elementos comunes, uno de esos lenguajes universales). Y dibujan lo suyo y lo de Asturias, el verde y el amarillo del desierto. Confrontados, como si de una fotografía dividida en dos se tratase.

Cartas en la que la bandera de su país, su patria, el Sahara Occidental, está siempre presente. Quizás para que no se le olvide al mundo. «Soy Salim. Quiero libertad. Me gusta España. Mucha salud», escribe uno de los pequeños.

Labor premiada

Estos colegios avilesinos y castrillonenses se encuentran hermanados con centros de los campos de refugiados de Tinduf. Su labor divulgativa de la causa saharaui, de colaboración y de concienciación entre sus alumnos, tanto de Infantil como de Primaria, ya se vio recompensada hace tres años con el Premio Nacional de Educación para el Desarrollo ‘Vicente Ferrer’.

La actividad que ha tenido respuesta desde allí, se enmarca en el conjunto de actividades que se realizan en estos colegios avilesinos. «Todos los niños participan encantados; la respuesta es muy buena», confirma Carmen Carnicero. Es la solidaridad siempre mostrada desde la comarca. Como atestigua Yolanda Alonso, que animaba a continuar con esa labor, y sumar nuevas manos: «Dentro de unos meses vendrán los niños de ‘Vacaciones en Paz’. En los últimos años ha bajado un poco. Es una experiencia muy enriquecedora. Hago un llamamiento, porque son necesarias más familias».

Ella formó parte del programa, como también Encarnación, quien el pasado verano acogió a una niña de edad similar a sus nietos. «Se preocupan mucho de la familia. Mi niña -decía Encarnación, mientras mostraba orgullosa una foto de la pequeña- tiene cinco hermanos».

En unos tiempos en los que se mira con recelo hacia lo musulmán, hacia los refugiados, programas de este tipo permiten visibilizar el problema. «Hay que trabajar desde la educación», defendía Yolanda Alonso. Y directamente en el ámbito escolar, los programas que implementan los colegios, como sentenciaba Carmen Carnicero: «Debemos educarlos desde el respeto al otro. Decirles que buenas personas las hay en todos los lugares»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s